Carteles gigantes y flyers pequeños. Partículas magnéticas y abducciones del espacio exterior. Tintas metálicas y papeles texturados. Bicicletas japonesas y cappuccinos italianos. Todo lo que el proyecto necesite. Nada más. Nada menos.