Usamos ordenadores y cámaras de fotos, tijeras y pegamento de barra. Pinturas de colores, imaginación a raudales, tipografías con serifas elegantes y vectores amontonados. Y nada de medias tintas: tintas directas, golpes directos y golpes en seco.

Empleamos Photoshop, InDesign, sentido común, las manos, la cabeza y el corazón. Todo para hacer lo que ves aquí. Y más que no ves, claro, pero para eso tendrás que conocernos.

Si necesitas un estudio de diseño ya nos dices, si eso.